01 PM | 25 Mar

Divergente: Leal… en caída


A pesar de que Hollywood está invadido por la fervencia de los superhéroes, también hay una ola 

de sagas post-apocalípticas, prueba de ello es “The Hunger Games” que tuvieron un buen 

recibimiento, o por ahí esta “The Maze Runner” y “The 5th Wave”, estás últimas pasan sin pena ni 

gloria, pero había por ahí una saga que parecía tener cierto peculiaridad que podría hacerle rival  a 

“Los Juegos del Hambre” y me refiero a “Divergente”, la primera parte sorprendió no eran muchas 

las esperanzas que se tenían de la cinta, sin embargo la personalidad de Shailene Woodley logró 

cautivar a la audiencia, la cinta no fue tan mala y hubo cosas muy positivas por rescatar, hubo 

empatía hacia los personajes y la cinta se desenvolvió de manera muy natural sin complicarse 

tanto la historia.

El elenco fue muy bien seleccionado, la producción cuido cada uno de los detalles, pero algo paso 

que en la segunda parte se perdió algo de fuerza, de ritmo y ya no cautivó tanto como la primera. 

Como sabemos en este futuro, las sociedades se han dividido en facciones, pero se ha descubierto 

que hay un grupo nuevo, los divergentes que encajan en todas las facciones, que son la esperanza 

de vida de la sociedad, pero que no le conviene al régimen actual. En la primera parte sabemos 

que Tris es una Divergente y eso es un peligro para esa sociedad y las consecuencias que tendrá 

esto. En la segunda parte Tris es parte fundamental para saber cuál es el futuro de la sociedad, el 

responder porque existen los Divergentes y que hay detrás de esos muros a las afueras de 

Chicago.

Con esta nueva entrega, sucede algo que lamentablemente todas las productoras están tomando 

con las sagas, dividir las últimas entregas en dos libros y con esto rompe completamente con el 

ritmo, le apuestan a la repetición a no desenvolver las situaciones como debe ser. 

Una de las situaciones que le dan vida a la saga en las dos primeras entregas es la energía, la 

independencia del personaje de Shailene Woodley, desgraciadamente para esta entrega vemos a 

un Tris más seria, insegura, cansada, co-dependiente de los demás, sin tener claro lo que quiere, 

ya no vemos a ese personaje Osado que de alguna manera le daba energía a la cinta, ahora vemos 

un personaje más alineado a abnegación, algo que le corta vida al filme, posiblemente el director 

lo hace para dar un giro en la cuarta parte, que esperemos que así sea. 

En esta ocasión no vemos un elenco comprometido, toda esa energía que mostraban no se ve en 

pantalla, quizás por el hecho de que no creen en la historia, además de que si por el hecho de 

hacer dos cintas para explorar más a fondo los conflictos o situaciones que se plantean en la 

historia y que no logran desarrollar, profundizar y nos dejan con ganas de saber más o de observar 

los conflictos de los personajes más a fondo.

Quizás también tenga que ver con el hecho de que el director de Robert Schwentke haya soltado 

las riendas de la saga, al no mostrar ese compromiso con la saga independientemente de los 

argumentos que pudo haber dado. Lógicamente eso pudo haber contagiado a los actores y a todo 

el staff. El director también toma otra decisión que no parece ayudarle mucho a la cinta, pues le 

reparte el peso de la trama a otros personajes, Naomi Watts hace un buen papel, pero muy 

distanciada de la historia, Jeff Daniels tampoco logra posicionarse como el sustituto de Kate 

Winslet y para finalizar quien viene posicionándose es el personaje de Cuatro, porque se cuenta 

ahora desde su punto de vista. 

El problema es que esta cinta se siente corta, fácilmente pudieron haberle dado final a la saga con 

esta tercer entrega, pero aquí los que mandan son los estudios, esperemos que la última parte 

logre cautivar y darle ese final que algunos fans quieren ver. 

Movieland.mx

Facebook.com/zonadelcinencio

Twitter: @themovieland

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *