08 PM | 24 Oct

El easter egg de Lost en The Walking Dead

La octava temporada de The Walking Dead ya ha llegado a la pequeña pantalla, y lo ha hecho con un capítulo lleno de sorpresas, referencias y cierto guiño a una de las series más aclamadas del siglo XXI: Perdidos. El capítulo echa mano de un flashforward (técnica empleado en la serie de ABC) para trasladarnos al futuro: Rick Grimes se despierta en la cama, junto a un reloj que marca las 8:23h.

Como todo fan de Perdidos sabe, los números 4, 8, 15, 16, 23 y 42 siempre significaban algo en la trama: el vuelo era el número 815, sobrevivieron 48 personas, Jack se sentó en la fila 23… Tratándose de una hora tan puntual, a la que llegamos a través de un salto temporal (formato tan característico de la serie protagonizada por Matthew Fox), y sabiendo que el showrunner de la serie, Scott Gimple, es un fan confeso de Perdidos, el reloj parece un guiño en toda regla.

Sin embargo, el productor y director de este primer episodio de la octava temporada, Greg Nicotero, ha asegurado que no tenía intención de hacer esa referencia (vía Comic Book): “Lo divertido es que fue totalmente involuntario”. A pesar de todo, Gimple ha confirmado que la orden de que el reloj marcara las 8:23h estaba en el guion. “Podría haber sido algo que anotó para que, cuando yo rodara, las personas encargadas se aseguraran de que marcaba 8:23h”, ha asegurado Nicotero.

Esta no sería la primera vez que The Walking Dead dedica un guiño a la serie de ABC, así como a otras ficciones televisivas. En la cuarta temporada, Daryl y Carol encontraban una estatua de la Virgen María en el salpicadero de una furgoneta en Atlanta, la misma estatua que años antes recogió Boone Carlyle en la primera temporada de Perdidos. Por otro lado, hace poco más de un mes, Dave Erickson, creador de Fear the Walking Dead, confirma que existe una conexión entre el universo de The Walking Dead y Breaking Bad.