06 PM | 27 Oct

¿Les hubiera gustado una secuela de «Shaun of the Dead»?


Vampiros en lugar de zombies: así sería la secuela de Shaun of the Dead que nunca se hizo.

Shaun of the Dead llegó en 2004 para dejarnos uno de los retratos más divertidos del apocalipsis zombie, y gracias a esto se convirtió en un éxito internacional y en una aclamada película de culto, que lanzó la carrera del director Edgar Wright y de sus estrellas Simon Pegg y Nick Frost.

Pese a estos buenos augurios, la película nunca tuvo una secuela, una práctica que hoy, poco más de una década más tarde, parece imperdonable y extremadamente excepcional para una producción de bajo presupuesto y una película de género que rompe la taquilla internacional.

Simon Pegg, que coescribió el guion de Shaun of the Dead junto a Wright, reveló que ambos de hecho discutieron algunas ideas para la secuela.



Una de ellas fue la que más los cautivó: que sea una película de vampiros y no de zombies.

Ya tenían incluso el título: From Dusk Till Shaun.

Pero la verdad es que nunca consideraron esta idea demasiado seriamente.

«Bromeando llegué a escribir el borrador del guion de From Dusk Till Shaun.

Se trataba de Shaun y Ed teniendo que hacer un viaje a Edimburgo o algo así. No lo sé. Era ridículo. Era todo un chiste. Nunca fue un intento serio de pensar una secuela.

Edgar [Wright] de todas maneras pensó que sería divertido hacer una nueva película con vampiros en lugar de zombies. Pero todas las conversaciones no fueron más que charlas de bar»

«Fue una idea que consideramos por algo así como 72 horas.

Me pareció que podíamos hacer una secuela que tuviera lugar en una realidad alternativa.

Básicamente que comenzara como si fuera la misma película, exactamente igual, pero de repente se revela que se trata de vampiros y no de zombies».

Estas ideas que Pegg y Wright comentaron en un bar que si has visto Shaun of the Dead no suena difícil imaginar, no prosperaron entonces. Según Wright, terminó primando la noción de que si iban a hacer otra película juntos lo mejor sería hacer otra cosa completamente diferente.

Y efectivamente fue lo que hicieron, completando la que se conoce como la Trilogía de los tres sabores Cornetto, formada por Shaun of the Dead, Hot Fuzz y The World’s End, una trilogía conceptual.

De modo que esa tríada creativa formada por Edgar Wright, Simon Pegg y Nick Frost, que dio comienzo en la notable sitcom Spaced, ha sido más que fructífera.

Edgar Wright se ha convertido en un director solicitado y en los últimos tiempos estuvo ocupado realizando Baby Driver, su primera película enteramente filmada en Estados Unidos, pero no descarta volver a colaborar con los que, aclaró, además de socios creativos son sus amigos.

«De hecho hoy mismo estuve hablando con Simon» le dijo ahora a EW.

Dijo también que si vuelven a trabajar juntos no van a intentar revivir sus viejos éxitos o continuar de alguna manera lo que ya hicieron.

«Si hacemos algo sería un proyecto nuevo, que se sienta como algo que queremos hacer y no como una obligación, como algo que deberíamos hacer».