10 AM | 29 Oct

Ganadora del FICM: Oso polar, primera película mexicana hecha con un iPhone

Trailer de la pelicula

Hace un par de años, Tangerine, la película de Sean Baker, demostró en Sundance que una cinta grabada con un teléfono móvil podía otorgar imágenes en movimiento de tal calidad y expresión, que, paradójicamente, permitían que el hecho de que estuviera realizada con un iPhone no fuera, en sí mismo, lo más memorable de ella. El celular no era el protagonista –de hecho no se supo sobre él hasta el final de la proyección–, sino una herramienta lo suficientemente madura como para capturar una historia que se convirtió también en un paso de avanzada para la representación de la comunidad LGBT. Fue un hito: de pronto, el cine tenía otro instrumento, avalado por una cinta premiada en uno de los festivales más importantes del mundo, accesible a toda mente talentosa que no contara con los grandes presupuestos.

Sin embargo, incluso antes de eso, el cineasta mexicano Marcelo Tobar (Asteroide), ya estaba escribiendo el guion para un largometraje grabado con un smartphone. “La idea surgió hace unos años cuando quería hacer un pitch. Para eso tomé mi celular y empecé a grabar con él unas imágenes de la campiña francesa”, reveló el director durante la presentación del filme como parte de la competencia  del  15 Festival Internacional de Cine de Morelia. “Era un teaser que yo corté y pensaba enseñarlo en una computadora en una salita de juntas. Pues al final resultó que era en una sala de cine, y las personas nos decían que les gustaban mucho nuestras imágenes: raras, crudas, diferentes. Eran imágenes de iPhone 5, tal cual y ganamos el pitch“.

Una vez que se estrenó Tangerine, sin embargo, Tobar retomó los pasos de Baker. “Le dije a Elsa [Reyes, productora] vamos a copiarles el workflow (ríe). Compramos un lente anamórfico, teníamos una steady cam y también una aplicación llamada Filmic Pro,  que te da control sobre la apertura y el foco, que es justo lo que no controlas de tu teléfono. Con eso, el celular es una cámara de cine. Después fue grabar con luz natural. El reto era que nadie lo había hecho. Y todos los días era: que dios nos bendiga”.

Protagonizada por Humberto Busto, la cinta es un roadtrip: sigue a tres amigos que se dirigen a una reunión de excompañeros de la primaria, sólo para descubrir que tienen los mismos impulsos y vulnerabilidades que de niños.  El personaje encargado de llevar a los otros dos en su auto destartalado es Heriberto (Humberto Busto), quien carga con la tragedia –aparentemente ya olvidada– de haber sido el niño a quien molestaban e ignoraban de pequeño. “Lo que exploramos aquí es que es increíble que pensamos que hemos cambiado, cuando no eres muy diferente de quien eras a los 7 y 8 años”, dijo el director.

Humberto Busto es Heriberto, el protagonista del roadtrip que deberá enfrentar los demonios que lo acechan desde niño.

La película fue hecha con un crew de sólo 12 personas (que se movían con fluidez por la ciudad) y es una mezcla de las imágenes que vemos del viaje de estos compañeros, con las que guardan los propios personajes en sus celulares, que nos permiten conocer su pasado. “Hay mucho drama en los videos que guardamos en nuestros teléfonos. Son biografías nuestras las que tenemos ahí y me interesaba explorar esta idea. ¿Qué pasa si ponemos todo lo que tienes ahí en una peliculita? ¿qué nos diría de cada uno? ¡Háganlo!”, dijo el cineasta.

En cuanto a las posibilidades que el celular plantea para futuros creadores, Tobar  confía en que esto representa una democratización del cine. “El teléfono fue para mí como un ariete para tirara las puertas. El hecho de que ahora puedas hacer una película así me parece que cambia las cosas para muchos cineastas. El cine ya no es elitista, si tienen algo que contar y tienen rigor, pueden hacerlo”.

“Me parece un poco ridículo que a veces la conversación se enfoque en los formatos y no en los contenidos”, afirmó por su parte Busto. “¡Hay películas filmada en 35 mm que no quieren decir nada! Fue bastante orgánico que nosotros lo hiciéramos así, de otra forma, habrá tomado mucho más tiempo”.

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *