02 PM | 29 Oct

Las amantes de Cantinflas y sus trágicas historias


LAS MUJERES DE CANTINFLAS Y SUS TRÁGICAS HISTORIAS DE SUICIDIO.

Cuatro damas marcaron la vida del exitoso comediante Mario Moreno; tres fallecieron de manera funesta y una más casi lo deja en bancarrota.

Dentro de la vida de Cantinflas no todo fue éxito y glamour, pues ésta encierra varios momentos de desencanto relacionados con las mujeres.

Tuvo sólo una esposa, Valentina Ivanova, y varias compañeras sentimentales, de las cuales, las más importantes fueron Miroslava y Marion Roberts, quien pasaría a la historia por ser quien le dio un hijo al comediante.

Valentina Ivanova
Fue una bailarina rusa que se robó el corazón de Mario Moreno; ella fue la única esposa del comediante. Ambos se conocieron en la carpa donde actuaban, se casaron en 1934, su matrimonio duró hasta que ella falleció, víctima de cáncer en los huesos, en 1966.

Miroslava Stern
Muchos pensarían que Mario Moreno fue un hombre fiel y que jamás sucumbió a los encantos de bellas mujeres mientras estuvo casado; sin embargo, esto no fue así.

En 1947, cuando filmó la cinta “A volar joven”, conoció a la bella actriz checa-mexicana. Según afirman, Miroslava estuvo locamente enamorada del Mario Moreno y ambos sostuvieron un romance; tal y como se escucha en el minuto 5:15 de este video.

De acuerdo a una entrevista que concedió el comunicador Jacobo Zabludovsky a Mará Patricia Castañeda, la verdadera causa del suicidio de la actriz fue por Cantinflas después de que éste terminara su fugaz romance con ella.

Marion Roberts
En 1959, Cantinflas conoció a esta joven estadunidense de 21 años, quien frecuentemente visitaba la Ciudad de México. El click fue instantáneo, y a los pocos meses iniciaron un romance secreto.

Meses después, ella se embarazó cumpliendo a Mario su anhelado sueño de ser padre, dando a luz un varón. Marion decidió dejar al bebé a cargo de él y regresó a Estados Unidos.

Según se cuenta, Cantinflas le pagó 10 mil dólares para quedarse con el menor; sin embargo, tras un año, Marion se arrepintió y regresó por el infante, a lo que Cantinflas se rehusó. Fue tanta la depresión que le causó la negativa del actor, que ésta se quitó la vida.

Cuando fue encontrada muerta, se hallaron varias cartas que estaban dirigidas a Cantinflas. Una de ellas decía lo siguiente: “estoy segura de que serás bueno con nuestro hijo y estoy segura, también, que él me disculpará en el futuro. Te ama, Marion”.

Joyce Jett
Cuyo pleito legal afectó notablemente la condición de salud del mimo.

Joyce apareció en la vida de Mario cuando éste acudió a Estados Unidos a comprar diversos materiales para su casa de Loma Linda 231, en la colonia Vista Hermosa, en la Ciudad de México. Ella era la gerente de la tienda de materiales.

Cuando Joyce viajó por primera vez a México lo hizo por invitación de Mario, quien desde entonces le dio toda su confianza. Con el paso del tiempo y cada vez que Mario viajaba a Estados Unios, Joyce lo asistía, principalmente en el idioma inglés, que el cómico no dominaba.

CANTINFLAS
Joyce y Mario comenzaron a aparecer como “pareja” en los círculos sociales de Estados Unidos y México, y eso ella lo aprovechó muy bien, cuando tres años después inició un juicio civil de “divorcio”, en Houston, Texas.

Esto fue lo que argumentó Joyce para exigir una indemnización de 26 millones de dólares cuando solicitó la separación (divorcio) “por incompatibilidad de caracteres”, aunque mintiendo, pues aseguró estar legalmente casada con el cómico.