10 AM | 31 Oct

Cine: Las calabazas iconos de Halloween


 

 

Uno de los símbolos en la época de Halloween es la calabaza, es común encontrarla en vitrinas de tiendas, entradas de casas, comerciales de televisión, estampados en la ropa y papel de regalo.

Estas calabazas suelen ser tallada en forma grotesca o cómica e iluminada en su interior.

Pero, ¿por qué esta verdura anaranjada está tan estrechamente asociada con la celebración de la Noche de las Brujas?

Recordemos que Halloween tuvo su origen en el festival de Samhain, parte de la antigua religión celta, el pueblo que ocupó Escocia, Gales, Irlanda y el norte de Francia hace 2000 años.



Samhain era el señor de la muerte y su nombre significa literalmente “el fin del verano”, los pueblos antiguos asociaban la llegada de los días más fríos y oscuros con la muerte.

También los celtas creían que había una barrera entre el mundo de los humanos y el de los espíritus que se abría al final del verano.


Eso permitía a los fantasmas rondar la Tierra. Así que, el 31 de octubre, las almas de los muertos regresaban a sus hogares pero también salían brujas, duendes y elfos a acosar a quienes les habían hecho daño en vida.

A medida que el cristianismo fue suplantando los ritos paganos, el festival se convirtió en la Víspera de Todos los Santos, (en inglés All Hallows Eve, que se contrae en Halloween), que se celebra antes del Día de Todos los Santos.

Una tradición que surgió en Irlanda fue la de convertir nabos tallados en lámparas, en alusión a la leyenda de Jack o’ Lantern, sobre un fenómeno de extrañas luces que titilaban en los pantanos de esa isla británica.

La historia narra que Jack hizo un pacto con el diablo que le salió mal y se vio condenado a rondar la noche eterna, iluminando su camino con un trozo de carbón incandescente dentro de un nabo tallado con agujeros.

Los lugareños empezaron a cargar estas “linternas de Jack” por las aldeas y las dejaban encendidas frente a las casas en la noche de Halloween, que suponía que representaban seres sobrenaturales o servían para ahuyentar a los malos espíritus.

Años después, los inmigrantes irlandeses que llegaron a EU en el siglo XIX, encontraron en su nuevo país el fruto de una planta más fácil de tallar: la calabaza.

Este gran vegetal redondo y naranja se cosecha en EE.UU. entrado el otoño y por eso están tan íntimamente asociado con Halloween en ese país.

Tradicionalmente, la calabaza se corta en la parte superior del tallo en forma de tapa y se le raspa toda la carne, hasta que quede hueca.

A la gruesa cáscara se le cortan agujeros en forma de ojos y boca, formando una imagen cómica o monstruosa.

El efecto linterna se produce introduciendo una fuente de luz, como una vela encendida, dentro del cascarón de la calabaza.

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *