06 PM | 26 Nov

Los Supersónicos en realidad es una horrible distopía post-apocalíptica

La familia de Los Supersónicos luce muy feliz: después de todo tienen un ejército de robots que los atienden. ¡No tienen ni que vestirse ellos mismos!

Uno pensaría que Los Supersónicos es una serie aspiracional; una promesa futurista de lo increíble que puede ser la tecnología sirviendo a la clase media.

No obstante, detrás de esa sonrisa de familia perfecta, se oculta un fuerte secreto… ¿Alguna vez te has preguntado por qué los Supersónicos deben vivir en el cielo? ¿Qué pasó con la Tierra?

No viven en el cielo por gusto.

En un par de episodios de la caricatura mencionaron que no es seguro ir abajo, pero un reciente cómic de Los Supersónicos de DC Comics al fin aborda esta incómoda pregunta de lleno. Y, de paso, es un poco más oscuro que la caricatura que vimos de niños.

Este cómic es un reboot que se concentra en diversos elementos de la serie original, mientras cambia otros para estar acorde al modernismo y la diversidad. Ultra Sónico (Jane Jetson), antes ama de casa, ahora es una científica brillante de la NASA, y Robotina, la naná robot, ahora es un cuerpo mecánico que alberga la consciencia de la mamá de Super Sónico, quien ya tendría 124 años.

Además, introdujeron diversos personajes asiáticos y afroamericanos.

El estilo gráfico cambia demasiado en este nuevo cómic.

Sin embargo, la mayor diferencia es que ahora sí explicaron a detalle qué demonios pasó con el mundo y por qué viven así.

Resulta que un meteorito de 300 KM de longitud chocó con el Océano Pacífico, causando erupciones volcánicas, temblores y levantando los niveles del mar hasta que todo quedó completamente sumergido.

La mayor parte de la población humana murió de inmediato y solo unos pocos sobrevivieron, gracias a las estaciones especiales que estaban en órbita. Y ahí esperaron hasta que fueron capaces de construir una ciudad arriba de la atmósfera.

En el cómic esto es revelado cuando los personajes van a las ruinas de Nueva York, ahora sumergidas en el fondo del Océano.

Con estos pequeños, pero fuertes cambios, este cómic de Súpersonicos es mucho más real, crudo y definitivamente distópico.

Pero ahí no se detiene. El cómic aborda más temas incómodos: como el hecho de que en las fábricas casi todos los empleados fueron sustituidos por robots. Y los humanos que quedan con nómina son horriblemente explotados, porque hay pocos trabajos. O en cambio, los empleados humanos fueron contratados solo porque son los más hábiles en su trabajo, mientras que la gente promedio es orillada a permanecer desempleada.

Seguramente, ahora lo pensarás dos veces antes de decir que en el mundo de los Supersónicos todo es mejor y más fácil. Nosotros ya no les envidiamos nada. ¡Que se queden con sus coches voladores!

Write a Reply or Comment