01 AM | 02 Feb

España: Telefónica hace alianza con Netflix, se consolida Movistar+

Telefónica se alía con Netflix para incluir sus contenidos en Movistar+
Telefónica y Netflix entierran el hacha de guerra. Ambas compañías anunciarán una alianza para incluir todas las series y películas de Netflix en Movistar+. ¿Qué gana (y qué pierde) cada una con el acuerdo?

Bombazo en el ‘streaming’ de series y películas en España. Telefónica y Netflix, los dos enemigos a muerte del sector, están a punto de enterrar el hacha de guerra. José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica, y Reed Hastings, fundador y consejero delegado de Netflix, ultiman un acuerdo que se anunciará a mediados de febrero, según fuentes conocedoras de la operación. Servirá para que todos los contenidos de la estadounidense pasen a verse automáticamente también en Movistar+, igual que ya ocurre desde 2016 con Vodafone y Orange. La alianza, que va a remover los cimientos del ‘streaming’ en nuestro país, tiene una motivación muy clara: ambas, Telefónica y Netflix, se necesitan mutuamente para sobrevivir.



El principio de acuerdo entre las compañías está cerrado, pero falta algo importante: negociar todos los matices contractuales y la estrategia de precios a seguir. Y firmarlo. Eso hará que su entrada en vigor comercial no se vaya a producir hasta después del verano. Telefónica y Netflix tienen dos grandes opciones. Por un lado, optar por una estrategia similar a la que el gigante estadounidense mantiene hoy con Vodafone, es decir, contratación directa desde Movistar+ y al mismo precio que si nos suscribiéramos directamente con Neflix. Por otro lado, elaborar nuevas tarifas en las que el servicio de ‘streaming’ sea un complemento más, algo parecido a lo que Vodafone ya hace con HBO. “Es algo que se cerrará en los próximos meses”, señalan fuentes conocedoras de la operación.

Lo que sí está claro es que la colaboración no se limitará a añadir un botón de Netflix dentro del contenido de Movistar+. Habrá un desarrollo y una adaptación del contenido de la estadounidense al interfaz y experiencia de usuario de la operadora. Una integración técnica que también llevará tiempo y que no estará lista hasta después del verano.

La alianza supone un terremoto en el sector, pero se veía venir. José María Álvarez-Pallete lo dejó caer a comienzos del pasado diciembre en la cumbre global de directivos de la compañía, en la que, curiosamente, el invitado estrella fue el propio Reed Hastings. Álvarez-Pallete insistió en la necesidad de transformar la operadora en una empresa “abierta a colaborar con otras plataformas”. Mientras lo decía, los logos de Netflix, HBO y Amazon ondeaban por encima de su cabeza en una pantalla gigante. Impensable hace unos años, pero era en realidad un avance de lo que estaba por llegar. El acuerdo está ahora a punto de hacerse realidad y para Telefónica responde a una gran necesidad: depender cada vez menos del ruinoso negocio del fútbol y la pelea por los derechos de la Liga.

El acuerdo con Netflix es una de las bazas de la operadora para hacer atractiva su oferta televisiva ante una retirada de la ‘guerra del fútbol’

Fuentes conocedoras de la operación aseguran que se trata de una de las bazas de Álvarez-Pallete para hacer atractiva su oferta televisiva ante una posible retirada total o parcial de la ‘guerra del fútbol’. Los operadores llevan tiempo avisando de la espiral inflacionista del precio de los derechos del fútbol. “Ha habido una subida de precios a lo bestia”, dijo a finales del año pasado Antonio Coimbra, consejero delegado de Vodafone. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) espera llegar a los 2.300 millones de euros en pago por derechos para distribuir los partidos de las temporadas entre 2019 y 2022 de la Liga Santander, algo que los operadores ven inasumible.

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete. (EFE)
Según Coimbra, para rentabilizar la inversión, el precio que tendrían que pagar los clientes debería ser tres veces más. “Nadie está dispuesto a hacerlo”, aseguró. Orange se ha manifestado en la misma dirección. “Los precios me parecen una locura. En España, los clientes ya no están dispuestos a pagar por ello”, espetó el pasado octubre el consejero delegado de Orange España, Laurent Paillassot. Movistar opina exactamente lo mismo, pero ha sido más cauta a la hora de expresar sus quejas en público.

La oposición de las operadoras ha dejado la puerta abierta a otras compañías con los bolsillos más llenos. Amazon (con 22.000 millones de dólares en tesorería) y Facebook (7.200 millones en tesorería) son dos de las multinacionales tecnológicas que han confirmado su interés por asistir a la próxima subasta de derechos de la LFP. Si finalmente las operadoras deciden apearse de la “locura” del fútbol, ¿cómo compensar el adiós al deporte rey en su menú de televisión de pago?

Telefónica quiere depender menos de los derechos del fútbol y Netflix es su baza para diversificar. (EFE)
Telefónica quiere depender menos de los derechos del fútbol y Netflix es su baza para diversificar. (EFE)
En el caso de Movistar, la respuesta se llama Netflix. Y no solo eso. “Las inversiones que antes iban al fútbol irán destinadas ahora a mejorar la red de fibra, los contenidos 4K y la producción propia de contenidos”, aseguran fuentes conocedoras de los planes de la operadora. En el frente 4K, estas mismas fuentes confirman otra novedad: el decodificador 4K (que ahora mismo se encuentra en pruebas con un reducido número de usuarios) llegará a todos los clientes de la operadora después del verano.

Tras el acuerdo, Netflix y Telefónica pasarán a partir de mediados de febrero a una curiosa situación de ‘coopetición’. Ninguna de las dos abandonará sus planes en producción propia, pero ambas tomarán por fin estrategias diferentes. La operadora aspira a ser ahora una plataforma de distribución global de todo tipo de contenidos, no importa de quién vengan. Y sus apuestas, de momento, no han funcionado nada mal.

Reed Hastings, fundador y consejero delegado de Netflix. (Reuters)Reed Hastings, fundador y consejero delegado de Netflix. (Reuters)
La serie ‘La peste’ ha logrado una media de más de 1,1 millones de visionados por capítulo; ‘Vergüenza’, alrededor de un millón, y ‘La zona’, 600.000. En esta línea, Movistar tiene previsto lanzar una precuela de ‘La zona’ protagonizada por Juan Echanove, y en el mes de marzo empezará la emisión de ‘Fama’, ‘reality’ presentado por Paula Vázquez. Netflix, por su parte, seguirá a todo trapo con su inversión en series y películas propias. ¿Qué gana entonces aliándose con Telefónica? Suscriptores.

“Netflix no ha alcanzado una masa crítica de clientes en nuestro país para hacer el servicio rentable. Necesitan más suscriptores, y eso lo pueden conseguir de la mano de Movistar+”, señalan fuentes del sector. Las cifras reales de clientes de Netflix en España son un misterio: la compañía no publica los datos por país. Las estimaciones más recientes recabadas por la CNMC (primer semestre de 2017) le otorgan una cuota del 7,3% de hogares con acceso a internet, es decir, 1.163.000 clientes, frente a los dos millones de Movistar+ (12,6% de cuota) o los 414.000 de HBO (2,6% de cuota). Sin embargo, las mismas fuentes señalan que esa cifra de 1,163 millones de abonados está en realidad inflada por la gran cantidad de consumidores que se dan de alta solo para disfrutar de la prueba gratuita de un mes pero luego no se hacen de pago al finalizar.

Sea cual sea la cifra real, que Netflix haya aceptado aliarse con Telefónica solo significa una cosa: necesita ayuda para impulsar su negocio en España. “Ambos se han dado cuenta de que la atomización de la oferta es ineficiente. El modelo futuro pasa por grandes distribuidoras como Movistar+ que aglutinen el contenido de estos ‘players’ o ‘majors’ extranjeros, como Netflix, HBO o Amazon”, señalan fuentes consultadas.

Tras el acuerdo, que se dará a conocer en febrero, está por ver qué ocurrirá con una de las grandes batallas técnicas que han enfrentado a ambas compañías durante los últimos años: la lentitud a la hora de ver Netflix si tu proveedor de internet es Movistar. Desde que Netflix comenzara a publicar su índice de velocidad en España a finales de 2015, Movistar ha sido con creces la peor parada. Lo puedes ver en el gráfico de arriba. Sí, la línea inferior azul es la de la operadora, que, según Netflix, ofrece a sus clientes un acceso a velocidad media de 2,65 megabits por segundo​ (Mbps, diciembre 2017), frente a los 3,81 de Vodafone o 3,68 de ONO.

Más que un problema técnico, se trata de una falta de entendimiento entre ambas compañías, que se niegan a aceptar las condiciones de interconexión que impone cada una. Habrá que ver si, tras el acuerdo, la línea azul de Movistar comienza a subir mágicamente. Es de esperar que lo haga. Y sería otra señal de que el acuerdo, tal y como está el mercado, tiene todo el sentido del mundo. Al fin y al cabo es lo que lleva intentando Vodafone durante los dos últimos años: convertirse en un gran ‘bufé libre’ de contenidos, sin ningún tipo de restricción. Movistar ha dado el primer paso en la misma dirección. ¿Será HBO la próxima en casarse con la operadora? Ahora todo es posible.

Fuente