12 PM | 05 Feb

Documental: Un desafío mayor que cruzar el Ártico a 30 grados bajo cero

Cinco mujeres que han superado el cáncer son las protagonistas de un documental sobre una expedición al glaciar Sermilik
Recorrer 100 kilómetros a 30 grados bajo cero. Objetivo final, alcanzar el glaciar Sermilik, en el Círculo Polar Ártico. Este fue el desafío al que se enfrentaron Encarnación, Micaela, Esther, Lorena y Ana Belén en 2017. Aunque en realidad ellas ya se habían enfrentado al mayor reto de sus vidas: superar el cáncer.



“Este es mi momento. Esto es para mí”. Fue lo que pensó Encarnación Díaz cuando conoció el proyecto Reto Pelayo Vida Polar 2017. Para esta madrileña de 51 años, conocer el Ártico era un sueño que parecía imposible cuando, en pleno tratamiento contra el cáncer de mama, se vino abajo y perdió las ganas de luchar. “Caí en una depresión. Quería tener un cuerpo simétrico, sentirme a gusto”, cuenta, en referencia a la mastectomía a la que se sometió por un tumor en el pecho derecho. Después de la operación, llegaron siete años de medicación en los que llegó a pensar “o sigo escalando o me quedo tirada”. Y siguió escalando. Tanto que ya casi está en la cima. Díaz aún no tiene el alta, pero acaban de espaciarle las revisiones a una vez cada dos años.

Las ganas de superación de Díaz y sus otras cuatro compañeras —de entre 35 y 51 años— han quedado plasmadas en el documental Reto Pelayo Vida Polar 2017 que se ha presentado este martes en el Museo Reina Sofía. En total 53 minutos de convivencia, esfuerzo y dificultades, durante los diez días que duró la travesía, en los que estuvieron a punto, incluso, de ser evacuadas debido a las grietas en el hielo. Finalmente cambiaron de ruta, pero cumplieron su objetivo. A finales del pasado septiembre, alcanzaron el glaciar Sermilik.

Esta expedición al Ártico ha sido el tercer reto de una iniciativa que, en años anteriores, llevó a otras diez mujeres a escalar el Kilimanjaro y a atravesar el Atlántico, con el objetivo de demostrar que el cáncer “también te cambia la vida”. Así lo cree el impulsor de la idea, el escritor y creador de Trex Exploring, Eric Frattini, que perdió a su amigo, el también escritor Luis Miguel Rocha, como consecuencia de un cáncer de estómago a los 39 años.

Es precisamente esa idea de que “la vida sigue” lo que hizo que Pelayo Segurosabrazara la propuesta, tal y como afirma el director de Pelayo Vida, Luis Fariña. “Engancha muy bien con los valores de superación, esfuerzo y trabajo en equipo que queremos transmitir”, asegura Fariña, que cuenta cómo más de 70 mujeres han enviado su solicitud para el reto de 2018: pedalear 400 kilómetros a 4.000 metros de altura en el Anapurna.

A lo largo de las tres ediciones que lleva el desafío, se han presentado como candidatas más de 500 mujeres, en su mayoría afectadas por el cáncer de mama. Más de 500 historias diferentes que, según Frattini —que ha entrevistado a todas las aspirantes— tienen un denominador común: la valentía. Como la de Micaela Sinde, de 39 años, a quien le diagnosticaron un tumor en el pecho izquierdo al año de dar a luz. “Es una palabra que dices , ¡caray!, pero no fue un drama. A alguien le tiene que tocar”, dice Sinde con una naturalidad envidiable, al tiempo que presume de no haber dejado de disfrutar de la vida.

Poco más de un año después de recibir el alta del cáncer de mama, Sinde se enfrenta ahora a un nuevo reto: un cáncer de pulmón. Y lo hace, una vez más, sin perder la alegría. “Ahora a volver a matar al bicho. A seguir disfrutando. Lo que hoy no tiene cura, igual mañana la tiene”, concluye, antes de comentar, como nota positiva, que ahora vuelve a tener tiempo para estar con su hijo.

Fuente:
EL PAIS