09 AM | 06 Feb

Netflix: Enigmas que nos deja la serie alemana “DARK”

[ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DE LA PRIMERA TEMPORADA DE DARK

 

Primer fue Twin Peaks, después Hawkins y ahora sumamos Winden a la lista de pueblos televisivos en los que agradecerás no haber nacido. Dark, la primera producción alemana de Netflix, prometía ser la sucesora de Stranger Things y, sin embargo, este thriller sobrenatural de viajes temporales, música ochentera y paranoia nuclear ha terminado superando con creces a la serie de los Duffer.

Baran bo Odar y Jantje Friese son los responsables de esta apuesta televisiva que arranca con la desaparición del pequeño Mikkel (Daan Lennard Liebrenz), un suceso que desentierra otros misterios de Winden, como las cuevas del bosque que conectan tres décadas (los años 2019, 1986 y 1953, para ser exactos) y los secretos que guardan sus vecinos.



La primera temporada ha dejado una infinidad de preguntas sin responder, pero hay cinco cuestiones que están sacando de quicio hasta al seguidor más paciente. Analizamos los grandes misterios que nos ha dejado la serie para la segunda entrega.

Mikkel y Michael: ¿Cómo llegó a 1986 y por qué se suicidó en 2019?

La serie arranca con la desaparición del joven Mikkel una noche de 2019. Jonas Kahnwald (Louis Hoffman) y el pequeño huyen de la cueva situada en el bosque cuando el protagonista tropieza y pierde a Mikkel. Nos reencontramos con él en 1986, saliendo de la cueva. Podríamos presuponer que el joven regresó al lugar tras perder a Jonas. ¿O es que hay otro portal en el bosque que aún no conocemos?

No es la única pregunta sin respuesta que nos ha dejado la ficción en lo referente a este personaje. Si bien esta primera entrega ha terminado revelándonos que Michael Kahnwald (Rudolph Sebastian), el padre de Jonas, ese con cuyo suicidio daba comienzo la serie, era en realidad el desaparecido Mikkel, seguimos sin saber qué lo llevó a terminar con su vida. Jonas menciona que su padre estaba “enfermo”, tal vez por verse reflejado en el pequeño mientras se acercaba la fecha en la que sabía que desaparecería.

¿Quién es Noah?

Noah (Mark Waschke) es sin duda el personaje más misteriosos de la serie. Este sacerdote obra en nombre de Dios al tratar de descifrar los secretos de los viajes en el tiempo a toda costa. Incluso aunque para ello tenga que experimenta y matar niños a los que previamente ha secuestrado. “Estamos creando la máquina del tiempo que reordena todo, el principio y el final”, asegura en uno de los episodios. De momento, es el único que no envejece en los tres años que muestra Dark, por lo que también podría proceder del futuro.

Aunque hay quienes lo consideran el anticristo (por su relación con el número 33) o respaldan que se trata del futuro Bartosz (Paul Lux), una de las teorías que más se ha extendido es la que sostiene que podríamos estar ante el marido “muerto” que Agnes Nielsen (Antje Traue) menciona en 1953; es decir, el padre de Tronte Nielsen (Joshio Marlon), abuelo de Ulrich (Oliver Masucci) y bisabuelo de Mikkel. “Era un pastor, pero no puedo decir que era un hombre de fe. No era una buena persona”, asegura Agnes.

¿Qué pretende Claudia?

Claudia Tiedemann (Lisa Kreuzer) es otra de las piezas clave de todo este entramado espaciotemporal. La responsable de la central nuclear empezó a cuestionarse la ciencia detrás del tiempo y el espacio en 1986, y en 2019 la vemos en una guerra abierta contra Noah por el control de los viajes temporal.

Y es que la Claudia con la que nos reencontramos en 2019 ha viajado a su vez en el tiempo; no en vano, es ella quien le proporciona al profesor H.G. Tannhaus (Christian Steyer) los planos originales que necesita para crear la máquina del tiempo, fabricada para reparar las desviaciones temporales. De conseguir su objetivo, Mikkel podría volver a 2019, provocando a su vez que Jonas, su hijo, nunca llegue a nacer. Ahora la pregunta es: ¿el único objetivo de Claudia es restablecer el orden temporal o tiene otras intenciones?

¿Por qué secuestran niños pequeños y qué ha sido de los desaparecidos?

Todas las víctimas de los experimentos de Noah han sido de momento niños pequeños. Mads, Erik, Yasin, Jonas… ¿Por qué no hay adultos? ¿Ni mujeres? La suposición más sólida es la que apunta a Helge (Hermann Beyer) como responsable. A los nueve años, un Helge procedente de 1953 se despierta en 1986, en el búnker de empapelado azul donde Noah lleva a cabo sus experimentos. Sin embargo, es capaz de regresa al pasado ya que cuando lo vemos en 2019 es un señor mayor y no un hombre de mediana edad. Tal vez, tras el caso de Helge, Noah interpretara que los niños pequeños son los idóneos para los experimentos.

Por otro lado, ¿qué ha sido de todos esos niños desparecidos? El único que ha aparecido ha sido precisamente Mads (Valentin Oppermann). El hermano de Ulrich, desapareció en 1986, reaparece muerto en 2019 como si el tiempo no hubiera pasado para él. ¿Y dónde están Erik Obendorf (Paul Radom) y Basin (Vice Muck)? Recordemos que en 1953, la policía investiga la aparición de dos niños muertos, uno de ellos pelirrojo (como Erik) y ambos con ropa Made in China…

¿Cuándo está Jonas?

Jonas ha sido el protagonista indiscutible de la primera temporada, y todo apunta a que también lo será en la segunda. En la última escena de la entrega, lo vemos viajar del búnker de Noah a un lugar postapocalíptico. Se trata de un Winden desolador, donde la central nuclear parece haber explotado, dejando a su paso una zona de guerra. Jonas se encuentra con varias personas con máscaras, capuchas y cargadas de armas; entre ellas, una mujer que le dice: “Bienvenido al futuro”.

Siguiendo la lógica de la serie, el joven se encuentra probablemente en el año 2052, por lo que la segunda temporada podría mostrarnos qué ha sido de los protagonistas de la serie 33 años después. Incluso, tal y como han apuntado muchos seguidores de Dark, la mujer con la que Jonas se topa al final del episodio podría ser Martha Nielsen (Lisa Vicari), la chica de la que estaba enamorada y resultó ser su tía.

De momento, son todo suposiciones. Habrá que armarse de paciencia y esperar hasta el estreno de la segunda temporada, ya confirmada por Netflix, para dar respuesta a estas y otras muchas preguntas que Baran bo Odar y Jantje Friese han dejado en el aire. ¿Qué nuevos tiempos (y misterios) deparará a los habitantes de Winden el “futuro”?

 

Fuente