04 PM | 14 Feb

‘Toma’ el movimiento #MeToo la Semana de la Moda de NY

No hubo supermodelos ni un sitio prestigioso para acoger el viernes en Nueva York, en el contexto de la Semana de la Moda, un desfile muy político de la francesa Myriam Chalek, conocida por organizar pasarelas de personas a menudo marginadas: de enanos el año pasado en Dubái o de discapacitados visuales en París en 2016.



En la reunión anual de La Gran Manzana, ocho mujeres víctimas de acoso o abuso sexual aprovecharon el escaparate para dar testimonio de esos hechos, en una muestra del impacto del movimiento #MeToo (#YoTambién), al que la belga Diane von Furstenberg, parte de los grandes nombres de la moda y la filantropía neoyorquina, se unió.

Von Furstenberg, de 71 años y quien elegió al diseñador británico Nathan Jenden para relanzar su marca. Explicó que a través de las generaciones, la mujer que usa sus prendas “siempre ha decidido su vida, con quién se acuesta, qué hace.

Así fui criada, así crié a mi hija y así es mi nieta, agregó, al presentar a Talita, su nieta de 18 años y musa de esta nueva colección.

Desde el comienzo de la Semana de la Moda, el jueves, algunos diseñadores han hecho referencia a los movimientos #MeToo y #Time’sUp.

Es el caso de Tom Ford, con sus bolsos marcados con la leyenda Pussy Power –para referirse al empoderamiento femenino– o de la puertorriqueña Stella Nolasco, quien empezó el desfile con el discurso de Oprah Winfrey en los Globos de Oro augurando un nuevo día en el horizonte para niñas y mujeres.

Chalek, de 30 años, fue más allá e hizo de esto el eje de su desfile. Como mujer, una tiene la responsabilidad de contribuir al cambio, señaló. “Si una dice ‘es hora de que esto cambie’ o ‘Time’s Up’, hay que hacer algo.

No creo que este desfile vaya a cambiar las cosas de la noche a la mañana, pero sí puede ser un paso más allá, creo que he hecho mi parte. Una mujer que ha sido empoderada es imparable, aseguró Chalek.

La vestimenta no tuvo casi importancia, aunque combinó sistemáticamente materiales fuertes, como el cuero y la piel, y delicados, como la seda y el tul, para marcar tanto la femineidad y la fuerza de las mujeres, afirmó.

El objetivo era otro: que las mujeres dieran su testimonio. La condición para reclutar a las modelos fue que hubieran sido víctimas de comportamiento sexual inapropiado, precisó.

Máscara de cerdo

Después de haber desfilado con calma delante de unos 200 invitados, las ocho modelos tomaron de una en una el micrófono, cada una al lado de un hombre vestido completamente de negro con el rostro cubierto con una máscara de cerdo.

En unos minutos, contaron –a veces con la voz temblorosa– su historia, cuando un amigo de la familia, un novio o un depredador en Internet las acosó, agredió sexualmente o violó, en el campus de una universidad, en un jardín público o en la casa de un pariente.

Alicia Kozakiewicz, de 29 años, quien fue secuestrada en 2002 cerca de su casa en Pittsburgh, Pensilvania, por un hombre que contactó con ella en línea, un caso que llegó a los titulares internacionales como uno de los primeros de ese tipo de delitos de la era de Internet.

Reinó el silencio tras las trágicas historias, y Chalek estimó que la meta fue alcanzada.

Por lo regular no me gusta el silencio, pero ahora me agrada porque tengo la impresión de haber logrado que se sintiera algo, declaró.

Si llegamos a salir del silencio (…) aunque sea sólo una mujer, ya será un éxito, señaló antes del desfile.

La indonesia Vivi Zubedi hizo su debut en la Semana de la Moda de Nueva York, cautivando al público con su colección de túnicas que espera capitalizar en el creciente mercado de la moda recatada y musulmana.

Victoria Beckham rompió con sus tradicionales desfiles para optar por una discreta celebración de lo que hemos alcanzado, desde sus primeras presentaciones en Nueva York hace una década.

Con información de Reuters

10 AM | 13 Feb

Nueva York demanda a Harvey Weinstein por conducta sexual

El fiscal de Nueva York dijo que ejecutivos del estudio de cine permitieron y encubrieron docenas de denuncias de conducta sexual inapropiada contra el magnate de Hollywood.

El fiscal general de Nueva York dijo ayer lunes que ejecutivos del estudio de cine de Harvey Weinstein permitieron y encubrieron docenas de denuncias de conducta sexual inapropiada contra el magnate de Hollywood y que cualquier venta de la compañía debe incluir una compensación para las víctimas y protecciones para los empleados.



El fiscal general Eric Schneiderman dijo que su oficina presentó una demanda contra la compañía el domingo, mientras un acuerdo estaba por cerrarse, para asegurarse de que los compradores potenciales conozcan el alcance de los “patrones perversos de actividad ilegal” en The Weinstein Co. y asegurarse de que los ejecutivos involucrados en el presunto encubrimiento sean despedidos.

Schneiderman dijo que una oferta de un grupo encabezado por la extitular de la Administración Federal de la Pequeña Empresa María Contreras-Sweet habría puesto al ejecutivo de Weinstein Co. David Glasser a cargo de la compañía pese a evidencia de que éste no detuvo a Weinstein y nunca hizo que el departamento de recursos humanos investigara formalmente las denuncias en su contra.

Los nuevos propietarios se harían también cargo de una deuda de unos 225 millones, elevando a unos 500 millones de dólares el total de la operación.

Schneiderman dijo que una investigación de cuatro meses realizada por su oficina descubrió “una cultura corporativa perversa que permitió, fomentó y sostuvo años de conducta abusiva que debió haber sido desmantelada por cualquier oficial corporativo con sentido de integridad”.

“Nunca vimos nada tan vil como lo que hemos visto aquí”, dijo Schneiderman.

Schneiderman dijo que no se opone a la venta de la compañía detrás de películas galardonadas como The King’s Speech (El discurso del rey) y Silver Linings Playbook (Los juegos del destino), pero que cualquier acuerdo debe incluir garantías de compensación financiera para las mujeres que dicen que fueron acosadas o abusadas por Weinstein.

Dijo que documentos que su oficina revisó durante la investigación mostraron que la oferta de Contreras-Sweet no incluye ninguna referencia a un fondo de compensación para víctimas y que en vez se apoya en políticas de seguro y una carta de crédito que se iría en costes legales y otros gastos, señaló Schneiderman.

Con el trato también se hubieran mantenido los acuerdos de confidencialidad, lo que evitaría que las acusadoras hablen públicamente sobre la supuesta conducta inapropiada de Weinstein, dijo el fiscal.

“Cualquier prospecto comprador que esté interesado en pasar la página y hacer lo correcto por los empleados (de Weinstein Co.) y las víctimas que fueron abusadas por años, puede arreglar y arreglará estos problemas con el acuerdo”, dijo Schneiderman. “No nos interpondremos en su camino”.

Schneiderman dijo que los abogados de Contreras-Sweet dijeron a su oficina que no se reunirían con él porque Weinstein Co. no lo permitiría. Dijo que Contreras-Sweet tuvo una breve conversación con uno de sus abogados el domingo pero que nunca hizo una llamada prometida.

“No ha habido ningún esfuerzo de parte de ella para cooperar con nosotros”, dijo Schneiderman. “De hecho, su abogado dijo, ‘¿por qué deberíamos hablar con usted?'”.

La demanda, presentada en la corte estatal, acusa a Weinstein de acoso sexual “repetido y persistente” contra empleadas mujeres, en violación con leyes estatales de empleo y de derechos civiles. Dijo que la compañía tenía un ambiente de “acoso sexual, intimidación, y discriminación perversos”.

Harvey Weinstein ha negado cualquier denuncia de sexo no consensual. Su abogado en Nueva York, Ben Brafman, emitió un comunicado el domingo diciendo que muchos de los alegatos en su contra “carecen de mérito”.

Jason Squire, el editor de The Movie Business Book, dijo que el extenso archivo cinematográfico de Weinstein Co. hace que la compañía siga siendo atractiva para compradores potenciales a precio de liquidación porque proveería una fuente perenne de ingresos con material que puede ser adaptado a tecnologías y plataformas emergentes.

Las exigencias de Schneiderman de un fondo de compensación considerable para las víctimas podrían hacer que la adquisición sea demasiado costosa para el grupo de Contreras-Sweet, dijo Squire. De ser así, la junta directiva de Weinstein Co. tendría que decidir si baja el precio o “si sencillamente no vale la pena y se va a la bancarrota”, dijo.

La venta de la compañía es considerada clave para evitar la quiebra, lo que haría más difícil que las víctimas obtengan cualquier tipo de compensación.

The Weinstein Co. ha pasado a vender la mayoría de sus bienes más lucrativos a raíz del escándalo. El año pasado, Warner Bros. adquirió los derechos de distribución de la película Paddington 2 por más de 30 millones de dólares.

Para Michael Haneke, ‘MeToo’ es repugnante
El premiado director austriaco Michael Haneke comparó el escándalo de violencia sexual en Hollywood con una “caza de brujas” que ha dado pie a un “nuevo puritanismo de odio a los hombres”.

El director de Amour y The White Ribbon, ganador de un Oscar y dos premios Palma de Oro, dijo al diario austriaco Kurier que la “histeria de denuncia prematura” del movimiento “MeToo” es “repugnante”.

El cineasta dijo estar especialmente preocupado por la “completa malevolencia sin ninguna reflexión y la furia ciega, que no se basa en hechos pero (…) destruye las vidas de personas cuyos delitos no han sido demostrados”.

“Se está acabando con gente en los medios, destruyendo vidas y carreras”, añadió Haneke.

Varios miembros destacados de la industria del cine europea, como Catherine Deneuve y Liam Neeson, han expresado sus reservas por el movimiento “MeToo” iniciado en Estados Unidos.