06 PM | 27 Jul

Del Toro ayudará a mexicano para viajar a Francia y cursar Maestría


El joven Christian Arredondo generó polémica en redes sociales cuando anunció que no contaba con los recursos para pagarse el vuelo; el cineasta informó que la beca cubrirá también el viaje.

Christian Arredondo Narváez, ganador de la beca otorgada por Guillermo del Toro, reveló en días pasados que necesitaba ayuda económica para poder comprar su boleto de avión para viajar a Francia.



Luego de recibir diversos ataques a través de las redes sociales, el cineasta Guillermo del Toro señaló que apoyará el talento mexicano.

A través de su cuenta de Twitter, Del Toro expresó: “Respecto a las becas: Las becas existen para apoyar al talento. Naturalmente se dan como aliciente para quien NO TIENE- pero DEBERIA tener. La carencia económica no disminuye a quien la padece. Se cubrirá el boleto”.

Arredondo Narváez fue ganador de una beca para estudiar la Maestría en Artes: Animación de Personajes y Realización de Cine Animado en GOBELINS.

12 PM | 20 Dic

Cerrará ¡Le Beverley! el último cine pornográfico en París

La capital francesa se quedará sin Le Beverley, su última sala de película para adultos, que en febrero próximo se convertirá en teatro, según relata su septuagenario gerente, Maurice Larouche, con 34 al frente del local.

El inminente cierre de Le Beverley dejará a París sin su última sala pornográfica, considerada el vestigio de un mundo engullido por la ascensión de internet y los cambios urbanos en las grandes ciudades.

Ya no habrá más lugares pequeños y escondidos como este, donde las personas podían disfrutar, algunas de ellas con alguna minusvalía o sin posibilidades de ver pornografía en sus domicilios. La necesidad de sexo es muy humana”, lamentó su gerente, Maurice Larouche, que ha pasado 34 de sus 74 años al frente de esta sala.



El minúsculo local, situado en la discreta calle Ville-Neuve, en la zona de los grandes bulevares parisinos, ha pasado de la marginalidad a ser un centro de atención mediática estos días desde que se supo que Larouche iba a echar la persiana de su negocio.

Los impuestos aumentan, los ingresos bajan y yo me jubilo. Ya he vendido el local y se convertirá en febrero en un teatro”, asumió con una mezcla de amargura y melancolía el septuagenario.

Ninguna de “las bienintencionadas” propuestas que ha recibido para reflotar el cine le convencieron, porque venían de gente que no conoce a fondo el negocio, ni en la parte técnica, ni en la humana.

Hay que saber tener un contacto medido con la clientela, ni mucho, ni poco. Hay que llevarse bien con ellos, pero sin ser demasiado amigo”, explicó.

Cae la taquilla un 50 por ciento

Los ingresos de taquilla han menguado en un 50 % en la última década. Internet, que brinda a sus usuarios acceso ilimitado y gratuito de pornografía, influyó en la decadencia del sector de los cines “X”, pero no ha sido el factor más importante ni el único.

La prohibición de aparcar en el centro de París; los altos impuestos y el cambio en las relaciones laborales —profesiones como representantes de ventas disponen de menos tiempo libre—; también han contribuido negativamente.

“La clientela que viene aquí está desapareciendo”, constató el gerente mientras atiende al goteo de espectadores, la mayoría de más de 50 años, que pagan 12 euros por un billete y entran y salen del local de manera furtiva.
La sala, con capacidad para 100 personas y en la que trabajan Larouche y otro empleado, está abierta desde el mediodía hasta las 20 horas, tiempo en que se proyectan dos películas de forma sucesiva e ininterrumpida.

En sus más de tres décadas al frente de Le Beverley, el director de la sala aseguró no haberse encontrado con situaciones especialmente tensas, aunque confesó que sí se ha tenido que intervenir en algunos casos.

“¡Esto es un cine porno, claro que hay situaciones extrañas! Estamos vigilantes y si se pasan de la rosca intervenimos, pero eso sucede en contadas ocasiones”, aseveró.

LOS CLIENTES SON CADA VEZ MÁS VIEJOS
Los clientes, cada vez más envejecidos, son en un 99 % hombres y “apenas 1 % mujeres”, quienes normalmente no acuden solas, sino en pareja con otro varón.

Larouche, casado y con hijos y nietos, aclaró que no se siente un bicho raro y señaló que su profesión es la gestión de la sala y “no tiene nada que ver” con el tipo de películas que se exhiben.

Los fondos de Le Beverley están compuestos por unas 200 producciones, todas francesas, porque las cintas importadas son hasta un 30 % más caras.

En un tono nostálgico, el hombre evocó que en los años 70, la época dorada de las salas pornográficas, París llegó a contar con unas 40.

Hoy la suya es la última en aguantar. ¿Y qué sucederá cuándo baje la persiana?

“Además de morirnos de aburrimiento, supondrá una degradación social para París. La ciudad se convierte en una ciudad museo y se abren las puertas a locales mal frecuentados, de prostitución y de droga”, denunció Larouche.

No solo en la capital francesa los cines pornográficos desaparecen, Madrid también dejó de tener ese tipo de espacios para adultos en 2015. Según el gerente, apenas las salas “X” de Japón son todavía rentables.
Excelsior

09 PM | 30 Oct

«Topless» en París contra Roman Polanski

Activistas feministas se han manifestado en la Cinemateca Francesa contra una retrospectiva dedicada al director, acusado de agresiones sexuales por varias mujeres.

Dos activistas del grupo feminista Femen irrumpieron este lunes por la noche en la Cinemateca Francesa y se manifestaron con otras decenas de personas contra la retrospectiva dedicada al director franco-polaco Roman Polanski, acusado de agresiones sexuales por varias mujeres.

“No hay honor para los violadores”, gritaron las activistas al paso de Polanski, de 84 años, que había acudido a presentar su última película D’après une histoire vraie (Basado en hechos reales), al inicio de la retrospectiva dedicada a su obra.

Las dos mujeres, que mostraron sus pechos desnudos y llevaban la inscripción Very Important Pedocriminal (Pederasta muy importante) en la espalda, fueron expulsadas rápidamente de la Cinemateca, pero siguieron manifestándose a las afueras del edificio. “¡Apreciar a un artista no significa callar antes sus crímenes!”, dijo Sanaa Beka, que fue a protestar en respuesta al llamamiento de asociaciones feministas.

En febrero pasado, el cineasta tuvo que renunciar a presidir los premios César del cine francés por la presión de asociaciones de ese tipo. “Para nosotros lo importante es anular esta retrospectiva, obtener disculpas de la Cinemateca y provocar una toma de consciencia”, había afirmado Raphaëlle Rémy-Leleu, portavoz del grupo Osez le féminisme (Osad el feminismo), Raphaëlle Rémy-Leleu, horas antes del comienzo de las protestas.

En 1977, Roman Polanski admitió haber tenido relaciones sexuales ilegales con Samantha Geimer, que en aquel entonces tenía 13 años, en la vivienda de Jack Nicholson en Los Ángeles mientras el actor estaba de viaje.
A cambio de esta confesión, un juez aceptó no retener otros cargos más graves contra él. Pero, convencido de que este último daría marcha atrás en su promesa y acabaría condenándolo a varias décadas de prisión, el cineasta huyó a Francia.

El director, oscarizado por El Pianista y casado con la actriz francesa Emmanuelle Seigner, con quien tiene dos hijos, siempre ha rechazado volver a Estados Unidos sin tener garantías de que no será encarcelado. En 2010, la actriz británica Charlotte Lewis declaró que el director la había forzado a tener relaciones sexuales en una ocasión cuando ella tenía 16 años.

Otra mujer, identificada como Robin, lo acusó en agosto de agresión sexual cuando tenía 16 años, en 1973. A principios de octubre, la justicia suiza indicó que estudia nuevas acusaciones contra Polanski de una mujer que asegura que el director abusó de ella en 1972, cuando tenía 15 años.

La Cinemateca francesa, presidida por el cineasta Costa-Gavras, se negó a anular el evento. “Fiel a sus valores y a su tradición, la Cinemateca no busca substituirse a la justicia”, declaró la institución, que denuncia un pedido de “censura puro y simple”.

“La retrospectiva de Polanski está prevista desde hace mucho tiempo”, apuntó el viernes la ministra de Cultura de Francia, Françoise Nyssen. “Se trata de una obra, no de un hombre, no voy a condenar una obra”, dijo. Una petición lanzada en Internet la semana pasada para desprogramar esta retrospectiva recogió 26.000 firmas.