09 PM | 19 Dic

El Pentágono tiene una «Unidad de Investigación de OVNIS»

¿Recuerdas ese capítulo de The X-Files donde están Diana Scully y Fox Mulder en un cuarto oscuro, encuentra un VHS y se dan cuenta que ahí hay una grabación de la autopsia de un extraterrestre? Pues bueno, el impacto del noveno episodio llamado “Nisei” de la tercera temporada fue tal, que incluso la gente pensó que sí era real y hubo un gran debate sobre la existencia o no de una Unidad Especial del gobierno de Estados Unidos. Ahora todo esto que parecía fantasía, una historia sacada de las mentes de los escritores de la serie, resulta que sí, es cierta.

A través de una serie de documentos y grabaciones obtenidas por el New York Times, se descubrió que el Pentágono fundó una Unidad de Investigación de OVNIS ultra secreta. Con una inversión de 22 millones de dólares, este programa tenía el propósito de investigar tanto los OVNIS como a los extraterrestres.

De acuerdo a los expedientes, también hay reportes de objetos que se movían a “altas velocidades y que no tenían señales de propulsión o cualquier cosa que indicara un despegue”.

El programa fue creado en 2007 bajo la petición de Harry Reid, el demócrata del estado de Nevada que también era líder del senado en ese entonces y que desde siempre había estado interesado en los fenómenos espaciales. La mayoría del dinero se dirigió a la compañía de investigación espacial dirigida por el empresario millonario y gran amigo de Reid, Robert Bigelow, quien actualmente se encuentra trabajando con la NASA para producir una nave espacial que pueda llevar a varios humanos al espacio. El encargado de dirigir este proyecto -que se encontraba ubicado en el quinto podio del Pentágono- era el oficial de Inteligencia Artificial, Luis Elizondo.

El Departamento de Defensa jamás reconoció la existencia del programa, el cual fue cancelado en 2012 tras cinco años de funcionamiento. No obstante, algunas fuentes aseguran que mientras el Pentágono decidió dar todo por terminado, el programa sigue funcionando entre sombras y bajo la premisa de “clasificado”. En los últimos cinco años, dicen, los oficiales dentro del plan continúan investigando episodios que los miembros del Servicio Secreto les han llevado pero además, mantienen sus funciones como Departamento de Defensa.



A pesar de esto, Elizondo dijo en una entrevista que pese a la “cancelación” del programa, él continuó trabajando con oficiales de la CIA y la Marina en las oficinas del Pentágono hasta octubre de este año, cuando él renunció a manera de protesta por una oposición interna al programa y el excesivo secretismo. “¿Por qué no estamos invirtiendo más tiempo y esfuerzo en esta problemática?”, escribió en su carta de renuncia al Secretario de Defensa, Jim Mattis. Asimismo añadió que el esfuerzo de esta investigación continuó y que él tenía un sucesor para su puesto, sin embargo decidió a revelar la identidad de éste.

Entre las investigaciones que han habido están: videos de encuentros entre objetos no identificados y las naves espaciales de la milicia de Estados Unidos — incluido uno que fue publicado en agosto de un objeto ovalado del tamaño de un avión comercial que fue perseguido por dos jets F/A18F a través de la costa de San Diego en 2004 —; grabaciones de audio de incidentes con OVNIS, que también incluye una grabación del jet Super Hornet de la Marina F/A-18 que muestra una nave rodeada de una especia de aura brillante viajando a alta velocidad y rodeándola mientras se mueve.

Harry Reid se retiró del Congreso este año, sin embargo, se mostró orgulloso de este programa: “No estoy avergonzado o apenado o lamento haber mantenido esta cosa a flote”, dijo en una entrevista en Nevada. “Pienso que es una de las buenas cosas que hice durante mi servicio como congresista. He hecho algo que nadie ha hecho antes”, añadió.

Otras de las cosas que también se descubrieron fue que bajo la dirección de Robert Bigelow y su compañía Bigelow Aerospace, fue la modificación de varios edificios en Las Vegas para que sirvieran como almacenes de aleaciones de metal y otros materiales que el personal del programa de Luis Elizondo habían recuperado de fenómenos aerospaciales no identificados. De acuerdo al NYT, los investigadores también estudiaron a la gente que decía que había experimentado efectos físicos de encuentros con objetos, también los examinaba para detectar si habían tenido algún cambio psicológico después de esto.

En una parte de la entrevista a la que hace referencia Times, Elizondo comenta que no sabe de dónde venían los objetos no identificados, que los descubrimientos que han habido no deberían mantenerse en secreto de la gente, y que si alguien dice que tiene toda las respuestas, se está engañando: “Nosotros no sabemos, pero tenemos que empezar desde algún lugar”. Y bueno, ahora el secreto (no tan secreto) finalmente ha sido destapado y de pilón, gracias a Fox tendremos nueva temporada de The X-Files a partir del 3 de enero de 2018, 25 años después de su estreno.